LA ESENCIA DE MEDUSA

Muchas noches en vela tejiendo un sueño común, ha dado como fruto a Medusa, un restaurante que nace con el firme propósito de convertirse en una experiencia sensorial o, dicho de otro modo, un alimento para los sentidos: 

Queremos que nuestros platos seduzcan con solo mirarlos y además conquisten los paladares más exigentes y, porqué no, el corazón

aseguran sus socios, amantes a partes iguales del buen comer y de la mitología clásica. De ahí el evocador nombre de Medusa, la bella diosa griega que era capaz de convertir en piedra a todo aquél que osase mirarla: 

No pretendemos que nuestros clientes se vuelvan de piedra pero sí que nos gustaría que se quedaran de piedra al probar nuestros platos. Ese sería el mayor reconocimiento al que podemos aspirar.

Por otro lado opinan que el mito de Medusa conjuga a la perfección con la idea que tienen para este nuevo espacio en el que se marida la cocina bien entendida con toques innovadores y ubicado en uno de los barrios más modernos de Madrid. ¡Bienvenidos al festín, como dirían nuestros clásicos!


JEFE DE COCINA

ALBERTO VARA ZAMORANO

Fue la cocina de su abuela y las ganas de aprender lo que determinó que este madrileño decidiera dedicarse profesionalmente a los fogones.

Se graduó en el IES la EScuela Superior de Hostelería y Turismo de madrid, y comenzó su prácticas en el Hotel Miguel Ángel de Madrid, sus ganas de descrubrir el mundo le lllevaron al Reino Unido donde estuvo dos años trabajando en un restaurante italiano y en un japonés. En este último comienza su pasión por los pescados y sus formas de trabajarlos..

Desde entonces, no ha parado de descubrir nuevas técnicas, su paso por restaurantes de referencia y su aprendizaje al lado de diversas Estrellas Michelín ha sido una constante en su vida. Ha trabajado con las figuras más importantes de la alta cocina española Abraham García, Quique Dacosta, Segundo Alonso, Sergi Arola... son una muestra de los mejores maestros por los que se ha dejado enseñar.

Y ahora, al alumno ejemplar e inquieto le ha llegado la hora de ejercer de maestro en su propia cocina, la de Medusa. Dispuesto a desplegar toda la creatividad forjada en treinta años de profesión, conquistará los paladares más exquisitos que se pasen por el restaurante de la diosa griega.